silentlambs - It's time to protect children. It's time to stop being a silent lamb.
Home Assistance Personal Experiences Education Press Donate/Become a SL Member Sitemap silentlambs Store
Search

Carta a la Prensa 2

31 de diciembre de 2000

Estimado Se�or,

Les escribo referente a un problema que trasciende las creencias religiosas y expone una realidad que afecta a miles de ni�os todos los d�as. He servido como un ministro cristiano por m�s de veinte a�os. Sin embargo, ya no puedo continuar sirviendo a los miembros de mi congregaci�n, siendo que no puedo estar de acuerdo con una pol�tica de una organizaci�n que me exige como anciano que estoy obligado ha aplicarla. Esta pol�tica, en mi opini�n, le ha hecho da�o a miles, y est� dejando a muchos sin protecci�n, y le proporciona refugio a los que son inequ�vocamente una partida de criminales.

Estoy refiri�ndome a la pol�tica de la Watchtower de mantener la informaci�n sobre los ped�filos confidencial. Estos ped�filos est�n siendo protegidos por un �c�digo de silencio� d�nde incluso los miembros de la familia inmediata no pueden informarlos, y, en muchos casos, los ped�filos acusados permanecen en posiciones de responsabilidad dentro de la congregaci�n mientras sus v�ctimas sufren en silencio o se enfrentan a sanciones. Yo creo que esta pol�tica no es �tica, es inmoral y en muchos estados es ilegal.

Esta pol�tica se expuso al p�blico en la revista La Atalaya , que es una publicaci�n de mi religi�n, los Testigos de Jehov�, qu� se publica por decenas de millones y se distribuye alrededor del mundo en m�s de 139 idiomas, declara en la edici�n del 1� de noviembre de 1995, p�ginas 28-29 con respecto a c�mo los oficiales de la congregaci�n deben manejar los casos de abuso:

�En caso de que se niegue la acusaci�n, los ancianos deben explicar al acusador que no puede tomarse ninguna medida judicial. La congregaci�n seguir� viendo al acusado como una persona inocente. La Biblia dice que debe haber dos o tres testigos antes de que pueda tomarse acci�n judicial. (2 Corintios 13:1; 1 Timoteo 5:19.) Aun si m�s de una persona �recordara� haber sufrido abusos del mismo individuo, la naturaleza de estos �recuerdos� es demasiado incierta como para fundamentar en ellos decisiones judiciales sin m�s prueba. Esto no significa que tales �recuerdos� se consideren falsos (tampoco que se consideren ciertos). Pero deben seguirse los principios b�blicos a la hora de tomar una decisi�n judicial sobre un asunto.�

De acuerdo a esto, la �nica manera que una persona dentro de la organizaci�n Watchtower pueda hallarse culpable de abusar de un ni�o es si �l o ella lo confiesan, o por la boca de dos testigos qu� estaban all� durante suceso. En caso de que el ped�filo niegue los cargos, �l o ella ser�n protegidos por las au tori dades de la organizaci�n. La organizaci�n entonces le exige a la v�ctima que permanezca callada o nadie les dirigir� la palabra por calumniar a un hombre inocente. En cuanto a m�, siento que no puedo confiarle mis ni�os a nadie dentro de la organizaci�n Watchtower. Como est� el asunto ahora, si mis ni�os fueran a acusar a un Testigo de Jehov� de abuso, todo lo que �l o ella tendr�a que hacer es negarlo, y si yo como padre intentara advertirles o proteger a otros quienes pue dan estar en peligro, a m� se me impondr�a el silencio mediante la amenaza de que nadie me dirigir� la palabra.

�D�jeme preguntarle, con cu�nta frecuencia hay testigos de un acto donde se abusa de un menor? �C�mo puede haber evidencia de un abuso, cu�ndo el 90% del tiempo el crimen se informa semanas o a veces a�os despu�s? �Cu�ntos ped�filos dir�an la verdad, sabiendo que si lo hacen ellos podr�an ir a la c�rcel? �El hecho que un ped�filo promedio molestar� a setenta ni�os durante su vida y nunca se le declare culpable del crimen significa que nosotros debemos permitirle el anonimato dentro de nuestra organizaci�n? �Y qu� de los miembros de la congregaci�n que no conocen nada de estas imputaciones? Ellos son dejados en tinieblas sin ning�n conocimiento que sus ni�os podr�an estar a diario expuestos a un agresor sexual que ya ha sido acusado. Adem�s, si el abusador admite a la agresi�n, y se arrepiente en privado a los ancianos de la congregaci�n, a la v�ctima y los familiares de la v�ctima se les animan a no informar la agresi�n a la polic�a, y si no se inform�, entonces las au tori dades de la congregaci�n le exigen a la v�ctima que permanezca callada. As� los ped�filos pueden repetir la ofensa porque nadie est� consciente de su pasado.

�Qu� de malo tiene esto? En mi opini�n, debido a esta pol�tica de la organizaci�n, nosotros estamos saturados de ped�filos que tienen posiciones desde la cima hasta la m�s baja dentro de nuestra organizaci�n. En mis cuarenta y tantos a�os en la organizaci�n, todav�a no he podido encontrar una congregaci�n libre de problemas serios d�nde no se haya molestado alg�n ni�o.

De aqu� en adelante, no servir� m�s como anciano de mi congregaci�n, bajo un arreglo que promueve tal conducta imp�dica e inmoral hacia los ni�os. Me niego a apoyar una mentalidad que sirve de refugio para los ped�filos que es protegida entre nuestras congregaciones alrededor del mundo. Yo creo, en lugar de la congregaci�n estar involucr�ndose determinando si una persona que es acusada es inocente o culpable, el primer paso que deber�a dar es notificarlo a las au tori dades locales y que ellos investiguen si la imputaci�n tiene los m�ritos. Entonces si es hallado culpable en una corte de ley, al ped�filo se le identificar� p�blicamente y se castigar�. Esto proteger� los inocentes y podr�a ayudar a darle un desenlace a las v�ctimas. Hasta que ese d�a no llegue, las ovejas seguir�n siendo amordazadas, las peque�as seguir�n siendo v�ctimas, quienes buscan los ancianos para obtener protecci�n, pero en cambio se les aplasta y se les condena al ostracismo por una pol�tica de una organizaci�n en el momento cuando ellos necesitan m�s de su ayuda.

Es mi esperanza sincera es que el resultado de esta carta le abra las conciencias a las personas de lo que tambi�n podr�a estar sucediendo en su propia iglesia. Tiene que haber un movimiento desde abajo que forzar� aquellos que tienen la responsabilidad de reparar en su totalidad la pol�tica de la iglesia, si es similar a la pol�tica de los Testigos de Jehov�, para dirigirse en contra de esta horrenda posici�n de proteger a los ped�filos y exponer los ni�os al peligro.

 

William H. Bowen

Po Box 311

Calvert City , KY 42029

270-527-5350

 

Home | Assistance | Personal Experiences | Education | Press | Donations/Membership | Merchandise
Guestbook | Courage Awards | Newsletter | Contact Us | Affiliates | Sitemap
Copyright © 2003 by silentlambs.org. All rights reserved.